Select Page

Peugeot ha conseguido el Dakar 2018, aquí las 10 claves de este triunfo.

Peugeot ha conseguido el Dakar 2018, aquí las 10 claves de este triunfo.

Feb 6, 2018 | Actualidad sobre 4 ruedas, Competición, Mundo Peugeot | 0 Comentarios

Después de 8.793 kilómetros de dunas, pasos de montaña, pistas rocosas y diversos peligros a través de Perú, Bolivia y Argentina, PEUGEOT sumó una nueva victoria en el Dakar. El triunfo en la 40º edición de esta prueba no responde, ni mucho menos, a un solo factor; y es fruto de un año de intensa preparación, entrenamientos y desarrollo del PEUGEOT DKR 3008 Maxi.

Este modelo, culmen de una evolución constante sobre el concepto original del Peugeot 2008 DKR que ganó en 2016, se despide de la prueba como el rey del Dakar: un vehículo rápido, fiable y capaz de reinar en cualquier tipo de terreno del desierto sudamericano, donde se encuentran algunos de los escenarios más complicados del mundo para un automóvil. Además de tener la mejor base mecánica, nada de esto habría sido posible sin un equipo técnico excepcional y sin una formación de pilotos de la talla de Carlos Sainz, Sébastien Loeb, Stéphane Peterhansel y Cyril Despres; y de copilotos como Lucas Cruz, Daniel Elena, Jean-Paul Cottret y David Castera.

Claves del triunfo de Peugeot en el Dakar

Peugeot ha conseguido el Dakar 2018, aquí las 10 claves de este triunfo.

1. PEUGEOT 3008 DKR Maxi: Rápido en todos los terrenos

Sin importar el tipo de terreno al que se enfrentaba, el Peugeot 3008 DKR Maxi ha sido siempre competitivo: ya fuera en las difíciles dunas de Perú, con la altitud de Bolivia o en las rápidas y calurosas pistas de Argentina. El trabajo realizado por los ingenieros y mecánicos de Peugeot desde enero del año pasado ha sido espectacular. Se pusieron manos a la obra nada más ganar el Dakar, se realizaron agotadoras jornadas de pruebas realizadas en Marruecos y se compitió en el Silk Way Rally 2017, una prueba de fuego real.

El PEUGEOT DKR 3008 Maxi ha ganado siete etapas del Dakar 2018 -más que cualquier rival- sobre todos los terrenos y todos los pilotos del equipo sumaron algún triunfo parcial en esta edición.

2. Una fiabilidad mecánica “de hierro”

El Dakar es el banco de pruebas más duro que existe y pone al límite la resistencia de máquinas, pilotos y mecánicos. Aquí se paga muy caro cualquier error, sobre todo, los fallos mecánicos. Una pequeña rotura de un componente puede mandar al traste cualquier posibilidad de triunfo, hundir la moral de un equipo y arruinar todo un año de trabajo.

El PEUGEOT DKR 3008 Maxi ha demostrado ser el vehículo más fiable a lo lago de los 9.000 kilómetros de recorrido del Dakar. Y cuando surgieron pequeños contratiempos, la habilidad de pilotos y copilotos para resolverlos y el fantástico trabajo de los mecánicos en el campamento, garantizaron que los problemas nunca fuesen a mayores.

3. Navegación: sacar provecho de las dificultades

Los estrategas están de acuerdo: una de las claves del Dakar 2018 ha sido la navegación. Pilotos y copilotos supieron, nada más ver el recorrido de la edición, que encontrar los puntos de paso no iba a ser nada fácil.

La experiencia de los copilotos del equipo Peugeot es innegable. No hay que olvidar que – son los “ojos” de los pilotos en carrera; y  Jean-Paul Cottret (siete victorias), Lucas Cruz (dos victorias), David Castera y Daniel Elena han hecho un magnífico trabajo durante estos cuatro años llenos de alegrías para PEUGEOT.

4. Trabajo en equipo

Ni la fiabilidad, ni la velocidad, ni tampoco la habilidad de pilotos y copilotos, es garantía para lograr la victoria en el Dakar. Es inevitable que sucedan imprevistos en el terreno, como una roca imposible de esquivar en el camino o un agujero entre dunas del que no se puede salir. En el equipo PEUGEOT lo sabemos bien, Cyril Despres y Sébastien Loeb se quedaron sin posibilidad de victoria en la cuarta y quinta etapa del Dakar por estos motivos, respectivamente.

Loeb no pudo continuar en carrera, pero Despres logró seguir tras el gran esfuerzo de los mecánicos de Peugeot durante toda la noche para reparar los graves daños sufridos por el PEUGEOT 3008 DKR Maxi. Desde ese momento, la labor de Despres fue escoltar a sus compañeros con posibilidades de triunfo, Peterhansel y Sainz, y seguirlos en carrera para poder ayudarles en caso de sufrir algún contratiempo. Porque el trabajo en equipo, importante en cualquier aspecto de nuestras vidas, es crucial en el Dakar.

5. Pilotos de leyenda

Desde nuestro retorno al DAKAR en 2015, en PEUGEOT teníamos claro que debíamos contar con los mejores pilotos. Y a lo largo de estos años se ha formado un verdadero “Dream Team” que ahora suma, nada más y nada menos, que 20 victorias en el Dakar (once en motos y nueve en coches).

Bruno Famin, director de Peugeot Sport, está al mando de esta formación desde 2012. Miembro de la marca desde hace casi tres décadas, Famin ha sabido liderar con maestría un equipo ganador. Desde la sede de Peugeot Sport en Vélizy (Francia) hasta los terrenos más duros de Sudamérica, todo ha funcionado sobre ruedas.

6. Una carrera “inteligente”

Después de los problemas de Despres y Loeb en las primeras etapas, Peterhansel y Sainz quedaron como únicos pilotos de PEUGEOT con posibilidades de victoria. A partir de ese momento ambos afrontaron la carrera de una forma diferente, a sabiendas de que un mínimo contratiempo podía dejar al equipo sin opciones de triunfo.

En la séptima etapa esta estrategia fue aún más necesaria, pues un accidente contra una roca relegó a Peterhansel al tercer puesto de la clasificación general. Sainz y Peterhansel afrontaron el resto del Dakar con la calculadora en la mano, midiendo los riesgos y reduciendo el margen de error. Esta estrategia la costó al equipo varias victorias de etapa y no seguir aumentando el colchón de tiempo respecto a los rivales, pero a la postre nos dio la victoria final.

7. “El león del desierto”: Una herencia ganadora

Todos y cada uno de los trabajadores de Peugeot Sport conocen a la perfección la importancia del Dakar para la marca, que ha demostrado en los terrenos más duros de  África y Sudamérica la calidad, robustez y fiabilidad de sus mecánicas. Los éxitos cosechados en el pasado en esta prueba avalan una trayectoria de ensueño. Y es que en las dos etapas  (1987- 1990 y 2015- 2018) de participación oficial de PEUGEOT en esta prueba se han conseguido, ocho ediciones en total, se han conseguido nada menos que siete triunfos absolutos.

A pesar de los más de 30 años de diferencia entre la primera victoria y la última, no hay duda de que el ADN de Peugeot Sport no ha cambiado y sigue siendo el equipo ganador al que todos temen.

8. La rendición, fuera del diccionario

En el Dakar todos los equipos tienen algún problema a lo largo de dos semanas de dura competición. El equipo PEUGEOT también los sufrió, pero eso no hizo decaer la moral en ningún momento. A lo sucedido a Despres, Loeb y Peterhansel durante la carrera, hay que sumar pequeños contratiempos que complicaron la carrera a Carlos Sainz y Lucas Cruz.

En la segunda etapa, por ejemplo, Cruz sufrió problemas físicos que dificultaron el camino a la tripulación española. Más adelante, en la quinta etapa, tuvieron un semivuelco que solo pudieron salvar gracias a la ayuda de varios pilotos de motos que se acercaron a volver a poner el coche sobre sus cuatro ruedas. A eso hay que sumar la sanción de diez minutos que la organización les impuso inicialmente – y que luego eliminó – y un ligero problema en la caja de cambios a dos días del final del rally.

Ni siquiera el ganador se ha librado de algún contratiempo en el Dakar, pero en esta carrera todo puede suceder hasta el final… y rendirse no es una opción.

9. Los números hablan por sí solos

Siete victorias de etapa, cuatro dobletes, tres tripletes… Desde el día en el que comenzó el Dakar 2018, Peugeot sabía que tenía una oportunidad de oro para despedirse del raid más duro del mundo por la puerta grande. No iba a ser fácil, pero la regularidad, consistencia y trabajo en equipo desde Lima (Perú), hasta Córdoba (Argentina), confirmaron la fuerza del Peugeot 3008 DKR Maxi y de cada uno de sus integrantes. La recompensa la pudimos ver el 20 de enero, cuando Carlos Sainz y Lucas Cruz subieron a lo más alto del podio en Córdoba.

10. Un equipo siempre en forma

Peugeot Sport se ha mantenido en plena forma durante décadas, alternando diferentes programas deportivos que han pasado por Le Mans, la Fórmula 1 y el Mundial de Rallyes, además del Dakar. La salida de Peugeot del Dakar tras su victoria en la edición de 2018 no quiere decir que la marca vaya a dejar de competir y de afrontar retos. ¡Todo lo contrario! PEUGEOT seguirá muy presente en las carreras, principalmente en el Mundial de Rallycross de la FIA, donde está involucrado de forma oficial. Y más allá de eso, hay otros ilusionantes planes, como el Peugeot 308 TCR destinado a circuitos, y muchos más que surgirán hasta que, quién sabe cuándo, los leones vuelvan a rugir en el Dakar.

Claves del triunfo de Peugeot en el Dakar

La carrera de Carlos Sainz y Lucas Cruz no fue nada fácil, pero consiguieron completar los complicados 9.000 kilómetros de recorrido en primera posición.

 

Al volante de…

Twitter


Publicidad