Select Page

Seat Arona TGI, el SUV se suma al mundo del Gas Natural

Sep 30, 2018 | Mundo SEAT, Últimos Lanzamientos | 0 Comentarios

SEAT presentará el primer SUV urbano híbrido de Gas Natural Comprimido (GNC) y gasolina del mundo con el lanzamiento del Seat Arona TGI en el Salón del Automóvil de París, que se celebrará en la capital francesa del 4 al 14 de octubre.

El Seat Arona TGI es el cuarto vehículo de la gama SEAT en beneficiarse de un combustible más limpio y económico, siguiendo la estela del León, el Ibiza y el Mii, y reafirma la intención de SEAT de fomentar el uso del GNC para contribuir a reducir las emisiones de CO2 y de óxido de nitrógeno.

Ha sido diseñado y desarrollado en la sede de SEAT en Martorell, donde también se producirá, y representa un paso más en el programa de desarrollo de vehículos de la marca española, ya que no solo incorporará las últimas tecnologías, sino que además demostrará que la protección del medio ambiente no tiene por qué afectar negativamente al placer de conducir.

«SEAT promueve activamente el uso del GNC, ya que este combustible supone una alternativa sostenible a la gasolina y el diésel», explica Luca de Meo, presidente de SEAT.«Además, esta tecnología permite usar biometano renovable de calidad garantizada, lo cual confirma la viabilidad a largo plazo del GNC como alternativa para una movilidad con cero emisiones».

SEAT Arona TGI

Eficiente motor TGI

El nuevo Seat Arona TGI cuenta con un motor TGI de 1.0 litros con tres cilindros y 12 válvulas, capaz de ofrecer 90 CV entre las 4.500 y las 5.800 rpm, y un par máximo de 160 Nm entre las 1.900 y las 3.500 revoluciones por minuto. Este propulsor equipa de serie una transmisión manual de seis velocidades para incrementar su eficiencia y facilitar la conducción.

Con una velocidad máxima de 172 km/h y un tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h de 12,8 segundos, los conductores sabrán valorar no solo las impresionantes cualidades ecológicas del Arona TGI, sino también sus excelentes prestaciones durante la conducción.

Esta variante del Seat Arona TGI incorpora los mismos sistemas que la versión 1.0 TSI de gasolina, e integra componentes que le permiten circular con Gas Natural Comprimido. Por este motivo, el Arona TGI incluye tres depósitos de GNC situados bajo el piso del maletero, una boca de llenado situada junto a la de gasolina, conductos de gas de acero inoxidable, sensores de presión de gas y un regulador de presión electrónico que controla eficazmente la distribución del gas en el motor TGI.

El motor 1.0 ha sido desarrollado teniendo en cuenta hasta el último detalle, por lo que incluye modificaciones para adaptarlo al empleo del gas, como unos nuevos segmentos de los pistones en cromo-níquel, así como un refuerzo de los asientos de las válvulas y un mayor alzado de las mismas, para aumentar su resistencia al desgaste. El turbocompresor es más ligero, de modo que la turbina responde de inmediato y el motor desarrolla su potencia con mayor suavidad.

Uno de los retos del GNC es el arranque en frío, ya que cuando la temperatura exterior desciende por debajo de los –10 °C, primero arranca utilizando la gasolina hasta que se calientan los inyectores de gas y las condiciones permitan activar el circuito de GNC; una operación que suele tardar escasos segundos.

En circunstancias normales de temperatura, el Seat Arona TGI solo utiliza gasolina como combustible alternativo cuando los depósitos de GNC se agotan, aunque con tres depósitos, la autonomía será más que suficiente para la mayoría de los usuarios. Los depósitos de gas tienen una capacidad de 14,3 kg y proporcionan una autonomía de 400 km en modo GNC. Gracias al empleo del depósito de gasolina, la distancia aumenta en otros 160 km.

SEAT Arona TGI

La alternativa híbrida más económica del mercado

El empleo del GNC es mucho más económico que la gasolina, por lo que resulta más rentable que los combustibles tradicionales y, al no ser un derivado del petróleo, también evita las fluctuaciones imprevistas de los precios. Además, el GNC es considerablemente más eficiente que el Diésel, la gasolina e incluso el gas licuado de petróleo (GLP): la energía generada por 1 kg de GNC equivale a 2 litros de GLP, 1,3 litros de Diesel y 1,5 litros de gasolina.

Asimismo, los modelos TGI de SEAT suponen un considerable ahorro en el coste por kilómetro recorrido. Aproximadamente es un 50% más económico frente al Arona homólogo de gasolina, un 30% frente a un Diesel, más de un 15 % que un vehículo impulsado por GLP, e incluso un 20 % más económico que un híbrido eléctrico no enchufable de gasolina.

Incluso cuando el depósito de gas se agota, la transición a la gasolina es tan fluida que pasa de forma inadvertida para el conductor, y tan solo se percibe gracias a un indicador en el cuadro de instrumentos, que indica que se está circulando con gasolina en vez de GNC, así como por los niveles correspondientes para cada tipo de depósito.

 

SEAT Arona TGI

No falta nada

El nuevo SEAT Arona TGI destaca por ser un SUV urbano práctico, versátil y personalizable. Estará disponible en los mismos acabados que el resto de mecánicas —Reference, Style, Xcellence y FR—, por lo que los clientes podrán elegir la versión más acorde a sus necesidades.

El Arona TGI es un vehículo expresivo, con la apariencia distintiva de un crossover y una amplia gama de opciones al gusto de cada conductor, como la posibilidad de elegir entre 68 posibles combinaciones de colores.

Con 4.138 mm de longitud, el SEAT Arona TGI es 79 mm más largo y 99 mm más alto que el Ibiza, por lo que conserva su mayor distancia hasta el suelo y una posición de conducción más alta. Incluso con los depósitos de gas integrados bajo el piso del maletero, el Arona todavía ofrece unos impresionantes 282 litros de capacidad para el equipaje.

El SEAT Arona TGI, junto con el León, el Ibiza y el Mii, dota a SEAT de una de las gamas más completas de GNC del mercado, con vehículos que no solo generan menos emisiones, respetan el medio ambiente y son más económicos, sino que además combinan al mismo tiempo tecnologías avanzadas y una excelente dinámica de conducción con una estética elegante y atractiva.